Sabiduría Tolteca del Corazón

 

PIRAMIDE LUNA 1

Pirámide de la Luna (Teotihuacán)

Hace miles de años l@s Toltecas eran conocid@s en todo el sur de Méjico como hombres y mujeres de conocimiento. Desarrollaron una sociedad en paz y armonía tanto a nivel científico, humano, y espiritual. En la ciudad sagrada de Teotihuacán crearon una comunidad de maestr@s (naguales) y aprendices. Teotihuacán era y es un centro de conocimiento silencioso y sabiduría interior, esa conexión-sentir-saber que nos hace uno con la creadora-el creador, la vida.

El Dr. Miguel Ruiz, nagual del linaje de los guerreros águila después de miles de años de silencio a traído nuevamente a nuestros días esta sabiduría ancestral, desarrollando y amplificando sus enseñanzas del corazón hacia la libertad personal de cada ser.

La tradición tolteca divide principalmente estas enseñanzas en tres maestrías o niveles: La Maestría del Conocimiento o de la Conciencia, la Maestría de la Transformación, La Maestría del Amor o del Intento.

~~~

EL SUEÑO

Lo que vemos y escuchamos ahora mismo es un sueño, una creación. Estamos soñando. Eso sí, con el cerebro despierto. Soñar es la función principal de la mente. La mente sueña cuando el cerebro está despierto y también cuando está dormido.

La diferencia es que Cuando estamos despiert@s hay un marco material que nos hace percibir las cosas de un modo lineal. Cuando dormimos no tenemos ese marco, y el sueño tiende a cambiar constantemente.

Antes de nacer, l@s que nos precedieron crearon un enorme sueño externo que llamaremos el SUEÑO DEL PLANETA. Este es un sueño colectivo hecho de millones de sueños individuales, que crean el de una familia, el de una sociedad, es de un país.

El sueño del planeta incluye todas las reglas de la sociedad, su cultura, religión, leyes, acontecimientos sociales, celebraciones.

Nacemos con la capacidad de aprender a soñar, y es lo que los seres humanos que nos precedieron nos enseñaron, como ellos aprendieron a hacerlo. Captamos la atención de los niños para que aprendan a soñar.

La ATENCIÓN es la capacidad que tenemos de centrarnos en aquello que queremos percibir. La atención es un filtro para captar lo que nos interesa. Los adultos que nos rodeaban captaron nuestra atención y a través de la REPETICIÓN introdujeron información en nuestra mente. Así es como se creó nuestro sistema de creencias.

A través de los Cuatro Acuerdos D. Miguel Ruiz nos enseña el camino para recuperar ese poder personal que perdimos.

~~~

Los Cuatro acuerdos son el mensaje y el@ mensajer@ de la luz. D. Miguel Ruiz nos los muestra de forma sencilla y práctica, según sus propias palabras, con la idea de sembrar en la mente humana las semillas que nos devolvieran la oportunidad de cambiar el sufrimiento por dicha, a través de crear nuevos acuerdos frente a los que residen en nuestro libro de la Ley y aprendimos de nuestros mayores. En nuestra niñez no pudimos elegir, sencillamente aprendimos e hicimos nuestros, acuerdos que ya estaban ahí y que aprendimos por repetición, y que en mayor o menor cantidad parte de ellos, nos alejan del amor, y generan sufrimiento en nuestras vidas, una y otra vez.

Los cuatro acuerdos, el mensaje, son la semilla del cambio, la fórmula mágica para traspasar el sufrimiento y convertirlo en felicidad. Es decir, de retornar a nuestra naturaleza esencial.
Así, parece algo fácil y sencillo, pero suele resultar difícil, en diversos momentos. Este proceso de cambio, La Maestría de la Transformación como lo llamaron l@s Maestr@s Toltecas, l@s Naguales, nos va a exigir una gran fuerza de voluntad y que nos vayamos enfrentando uno a uno, a cada uno de nuestros demonios. Los Miedos y Temores.
L@s antigu@s Toltecas llegaron al conocimiento de que era posible vivir en el miedo (con el parásito, o más bien a través de él), o en el amor en nuestra verdadera conciencia luminosa y creadora, y diseñaron tres niveles o maestrías. La Maestría del Conocimiento, la Maestría de la Transformación, y la Maestría del Amor o del Intento.

TEMPLO QUETZALPAPALOTL

Templo de Quetzalpapalotl (Teotihuacán)

La Maestría del conocimiento o conciencia resulta prácticamente la más difícil, aunque tendemos a pensar que es la más sencilla. Es la más difícil, porque las personas nos mentimos continuamente, una y otra vez, estamos convencid@s de que es nuestra alma la que habla, y seguimos con la cháchara de la mente, del parásito…. A esta cháchara l@s Toltecas la llamaron el mitote, que es como un gran mercado en domingo, lleno de gente, gritos, voces, pensamientos, hay tanta gente que no podemos escuchar nuestra propia esencia, y estamos perdidos, a veces, creemos que nos escuchamos, pero ignoramos que el parásito es muy inteligente y nos conoce muy bien, lleva mucho tiempo alimentándose de nuestro sufrimiento. Si decimos, esta bien, no podrás conmigo, voy a luchar contra ti, el dirá lo mismo, si vamos a por el parásito!, vivamos en paz…, es muy difícil detectarlo al principio, y cuando llevamos un tiempo practicando también es difícil porque creemos que lo conocemos pero en realidad es como un iceberg, solo conocemos la parte que vamos viendo, pero dentro del mar de las emociones hay un inmenso pedazo de hielo, dispuesto a hundir el Barco de nuestra transformación. Es preciso saber esto.
Esto exige que activemos el arquetipo del@ Guerrer@ que reside en nosotr@s, acogiendo con responsabilidad y amor este perfecto tiempo de Transformación que nos proporcionará paz y armonía interior con tiempo y práctica.

L@s Toltecas hablan en este punto de convertirnos en Guerreros Jaguar. El jaguar va por tierra persiguiendo su presa, a veces sigilosamente, a veces llevándoselo todo a su paso, solo existe la presa, que para el@ guerrer@ son los acuerdos que nos llevan al sufrimiento, los patrones y reacciones limitadas, los miedos.

Liberar y disolver un acuerdo exige una gran fuerza de voluntad, y siempre hay que reemplazarlo por uno nuevo, de lo contrario, volverá el viejo acuerdo al lugar que ocupaba.

La Maestría del Conocimiento:

1.- El sufrimiento del ser humano comienza con la domesticación. Sueño de la primera intención.

2.- El ser humano tiene el poder de crear, pero generalmente utilizamos nuestro poder para dar mayor estructura a nuestro Sistema de Creencias, formado por diversos acuerdos que nos llevan una y otra vez al sufrimiento.

3.- Tenemos el poder de cambiar, pero el miedo, y el sueño de la sociedad nos limitan, para poder hacerlo.

Los cuatro acuerdos y nuestra voluntad son la herramienta maravillosa para poder cambiar nuestra vida

LA PERCEPCIÓN

Es preciso tomar conocimiento de que lo único que vamos a cambiar es a nosotr@s mism@s, nuestra forma de ver la vida, de sentirla, y de reaccionar ante ella. No podemos cambiar nada de lo que esté fuera de nosotr@s, no tenemos derecho a hacerlo.

Esta última afirmación confronta directamente el sistema de negación de muchas personas.

MÁSCARAS

Sabemos que no somos lo que creemos que deberíamos ser, así es que ello nos lleva a sentirnos mal e intentamos ocultarnos, fingimos ser quienes no somos y comenzamos a utilizar máscaras sociales para que los demás no se den cuenta…… pero finalmente, si nos lo permitimos, todo encuentra el camino de la luz.

LISTA DE PROPÓSITOS DE 4 NUEVOS ACUERDOS PARA RESPETAR TU AUTÉNTICO YO.

  1. ________________

  2. ________________

  3. ________________

  4. ________________

EL LIBRO DE LA LEY

El libro de la Ley es el libro en el que moran nuestros acuerdos, esto origina que sea prácticamente incuestionable, creemos firmemente todos y cada uno de los acuerdos que están en él y los alimentamos con nuestro poder personal sin ni siquiera preguntarnos por qué lo hacemos, ya que todo lo que existe en él lo tomamos como nuestra verdad. Basamos todos nuestros juicios en él aunque vayan en contra de nuestra naturaleza interior.

Todos esos acuerdos y creencias crean y forman nuestro sueño o modo de ver la vida, de percibirla, y de sentirla en consecuencia. Todo lo que sale de él es para nosotros la verdad. Es prácticamente INCUESTIONABLE.

Eso que llamamos La Verdad, es una interpretación de nuestra forma de ver y sentir la vida, y poseemos la capacidad de cambiar esta interpretación. A través de la práctica de Los Cuatro Acuerdos transformamos nuestra forma de ver la vida, de percibirla.

PRIMER ACUERDO: LA IMPECABILIDAD DE LA PALABRA

– El poder de la palabra. El poder que tienes para crear.
– Este acuerdo parece muy simple y es sumamente poderoso.
– Tu intención se pone de manifiesto a través de tus palabras.
– Son el instrumento de la magia..
– Puedes utilizarlas como magia blanca o como magia negra. Crear/destruir.
– Crear-impecabilidad.
– Destruir-chisme.
– La mente humana es un campo fértil en el que continuamente se plantan semillas, éstas pueden ser de amor o de miedo.
– Enfoque claro hacia las semillas del amor. Afirmaciones.
– El poder de la opinión. Hechizos. Cuando creemos en ellas. Lo que nos hicieron creer cuando éramos pequeños.
– Siempre que escuchamos una opinión y la creemos pasa a formar parte de nuestro sistema de creencias.
PROCESO – Palabras captan nuestra atención – entran en nuestra mente – cambian por entero nuestras creencias.

– ACUERDOS

SER IMPECABLE ES NO IR CONTRA TI MISMO. NO RECHAZARTE.

ASUMIR LA RESPONSABILIDAD DE TUS ACTOS SIN CULPARTE NI JUZGARTE.

SER IMPECABLE SIGNIFICA UTILIZAR TU ENERGIA EN LA DIRECCIÓN DE LA VERDAD Y EL AMOR POR TI MISM@.

LA VERDAD es el concepto troncal de la Impecabilidad, desde la verdad podemos dejar acuerdos basados en el miedo y crear nuevos acuerdos basados en el amor y la felicidad, en definitiva, basados en la vida.

La verdad nos ofrece la libertad.

* EL CHISME

– Contamos chismes por acuerdo. Opiniones acerca de otras personas, incluso a las que no conocemos, suposiciones.
– Se ha convertido en una de las principales formas de comunicación.
– Cuando vemos que alguien se siente tan mal como nosotros en ocasiones nos sentimos mejor. Necesidad de dolor en nuestro dolor.
– Malentendidos.
– Tomar en cuenta el chisme de otr@s hacia nosotr@s y de nosotr@s hacia otr@s.
– Tomar conciencia de nuestro propio chisme interno. Si nos observamos, nos daremos cuenta que la mayoría del tiempo que nos hablamos, nos decimos cosas como estoy gord@, soy fe@, no sirvo para esto, no soy capaz, me hago viej@………
– Tu opinión no es más que tu punto de vista, acerca de algo y que no tiene por qué ser necesariamente la verdad.
MENTE = CAMPO FERTIL PARA EL AMOR – IMPECABILIDAD – ÉXITO – PROSPERIDAD.

SEGUNDO ACUERDO: NO TE TOMES NADA PERSONALMENTE

– Partir de la base de conformar el acuerdo de no tomarse nada personalmente. Absolutamente nada.
– Si te lo tomas personalmente es que estás de acuerdo con ello. Te envenena. Es sufrir por nada.
– Motivo “IMPORTANCIA PERSONAL”. Expresión máxima de egoísmo. Consideramos que todo gira a nuestro alrededor.
– Nada de lo que los demás hacen es por ti.
– Espejo. Reflejo.
– OFENSA. DEFENSA – Creación conflictos.
– Necesidad de tener razón.
– CONFIANZA en un@ mism@ y elegir si crees lo que alguien dice.
– Cuando dejo de tomarme las cosas personalmente, SURGE LA LIBERTAD.

TERCER ACUERDO: DEJA DE HACER SUPOSICIONES

–  Tendemos a hacer suposiciones acerca de todo.
–  Problema: creemos que lo que suponemos es cierto.
– Hacemos suposiciones sobre lo que los demás piensan o hacen – nos lo tomamos personalmente – l@s culpamos (juicio) – reaccionamos enviando veneno emocional con nuestras palabras/hechos.
–  Hacemos una gran tragedia de nada, donde todo eran suposiciones.
–  El sueño del infierno se basa en las suposiciones y en tomarse las cosas personalmente.
–  ORIGEN DRAMAS: En las suposiciones hechas, y las cosas tomadas personalmente.
–  El chisme nace de nuestras suposiciones principalmente.
–  LIBERACIÓN DE LAS SUPOSICIONES:
–  PREGUNTANDO.
–  Suposiciones en nuestras relaciones = problemas.
–  Suponemos que los demás ven la vida del mismo modo que nosotr@s, eso no es algo  cierto.
– Preguntar nos brinda claridad y habilidad en nuestra comunicación. Es un camino de Impecabilidad.

CUARTO ACUERDO: HAZ SIEMPRE LO MEJOR QUE PUEDAS

– Este acuerdo se refiere a la realización de los tres primeros. Es su culminación.
– Haz lo mejor que puedas en cualquier circunstancia. Ni más ni menos. Y esto variará momento a momento.
– Tomar en cuenta que lo mejor/máximo que podemos hacer varía momento a momento según las circunstancias, esto es, si estamos llen@s de energía o estamos cansad@s, si estamos san@s o estamos enferm@s……
– Si haces más de lo que puedes te agotas y vas en contra de ti.
– Si haces menos, te expones a juicios, reproches, frustraciones.
– LA ACCIÓN es lo que te hace sentir feliz. Siempre que haces lo mejor que puedes ACTÚAS.
– Hacer lo máximo que se pueda por el puro deseo de hacerlo, no para obtener recompensas. Normalmente se hace lo contrario.
– EMPRENDER LA ACCIÓN ES ESTAR VIVO.
– Derecho a ser un@ mism@… decir si / no, cuando deseamos hacerlo, haciendo lo mejor que podemos en cada momento. Aceptación.
– Hacer lo mejor que puedes en torno a los tres primeros acuerdos es suficiente. no esperes ser totalmente impecable, no tomarte las cosas personalmente y no hacer suposiciones de una vez, haz lo mejor que puedas y ya está.
– Cuando haces lo mejor/máximo que puedes te conviertes en un MAESTR@ DE LA TRANSFORMACIÓN.

~~~

LAS PLÉYADES

Las Pléyades son un grupo de estrellas muy jóvenes las cuales se sitúan a una distancia aproximada de 450 años luz de la Tierra y están contenidas en un espacio de treinta años luz. Se formaron hace apenas unos 100 millones de años aproximadamente, durante la era Mesozóica en la Tierra, a partir del colapso de una nube de gas interestelar. Las estrellas más grandes y brillantes del cúmulo son de color blanco-azulado y cerca de cinco veces más grandes que el Sol.

Muchas leyendas de la cultura antropológica alrededor del mundo se relacionan con las Pléyades. Las Pléyades, en la mitología griega, son las siete hijas de Atlas y Pleione (llamadas Alcione, Merote, Electra, Celaeno, Taygeta, Maia y Asterote). Atlas y Pleione son las estrellas vecinas y muchos templos griegos estaban orientados hacia el punto de salida y puesta de las Pléyades. Los Griegos también se referían a las “Pléyades” (escrita con una “e” adicional) como las “Palomas”. La referencia más antigua registrada sobre las Pléyades, sin embargo, corresponde a la literatura astronómica China fechada en 2357 AEC.

La Pirámide del Sol, en Teotihuacán (México), está alineada con las Pléyades, ya que su cara occidental y muchas de las calles aledañas están alineadas directamente con el punto de la puesta de las Pléyades la medianoche de la noche en que está en su punto más elevado.

PIRAMIDE SOL ATARDECER
PIRÁMIDE DEL SOL. TEOTIHUACÁN

 

EJERCICIOS TOLTECAS

 

Conexión a Tierra

1. Siéntate en una silla cómoda con la espalda relativamente derecha, los pies en el suelo sin cruzar ni pies ni manos y los ojos cerrados.

2. Mediante la respiración atrae la mayor intensidad posible de tu presencia consciente hacia el centro de la cabeza. Deja marchar los pensamientos perdidos que inhiben este proceso hasta que te sientas centrad@.

3. Ahora, realiza un par de respiraciones profundas. Fíjate hasta qué punto se expande el cuerpo al respirar, ¿qué zonas no se expanden?

4. Expande conscientemente más partes de tu cuerpo con la respiración hasta que inhales profundamente sin tensión ni incomodidad. Hazlo de dos a cuatro veces hasta que te sientas más viv@ y presente en tu cuerpo.

5. Siente los pies en el suelo. Utiliza la respiración hasta que los pies se sientan vivos.

6. Sólo hombres: fija tu conciencia en el primer chakra, a la altura de la rabadilla. Visualiza un tubo o cordón espiral de luz de unos 10 a 15 cm de diámetro acoplado al primer chakra.
Sólo mujeres: fija tu conciencia en el segundo chakra, a medio camino entre el ombligo y la base de la espina dorsal. Visualiza un tubo o cordón espiral de luz de unos 10 a 15 cm de diámetro acoplado al segundo chakra.
Hombres y mujeres: sigue con la vista este cordón de conexión e imagínalo prolongarse hacia el interior de la Tierra mientras la conciencia permanece en el centro de la cabeza. Mira cómo el cordón atraviesa las capas terrestres hasta que llega al centro del planeta, de nuestra Madre Tierra, donde se sitúa el núcleo magnético o centro de gravedad y su corazón. Puede que veas o sientas que se ancla el cordón de conexión sin poder ver más allá.

7. Tómate de medio a un minuto para respirar suavemente, sintiendo los cambios en el cuerpo y la conciencia.

8. Cuando te acostumbres al cordón de conexión, visualiza un cambio de color en el cordón. Contempla el espectro completo de colores y varía los tonos y texturas de cada color. Que sea divertido. Mantén lo suficiente cada color notando el efecto sobre ti mism@ en cada cambio. Explora todos los colores que se te ocurran además de los que se presentan aquí.

Comienza con los azules; cambia el color del cordón a azul pálido, luego a azul intenso, a azul marino, a azul verdoso y, finalmente, a azul cobalto.
Añade un poco de verde al azul y visualiza el cordón de un turquesa intenso, luego aguamarina pálido.

Experimenta con los verdes: un verde pastel, un verde esmeralda, un verde selva, un verde oliva, un verde hierba, un verde amarillento pálido.
Después, visualiza los amarillos: amarillo pastel, amarillo brillante, amarillo dorado y amarillo mostaza.

Ahora contempla tonos de naranja: naranja amarillento pálido, melocotón, naranja brillante como la fruta, salmón, óxido y naranja rojizo.

Visualiza los rojos: rosa pálido, rojo clavel, fucsia, rojo vivo, rojo sangre, granate y rojo violeta.

Ahora los violetas: azul lavanda, azul real, azul uva y azul violeta. Luego intenta los blancos: blanco puro, blanco con destellos de luz, nacarado o perla, y crema.
A continuación, visualiza los tonos marrones: tostado, camello, chocolate, caramelo, marrón grisáceo como la corteza de un árbol.

Deja los colores metálicos para el final: plateado metálico, dorado metálico, cobre, platino y finalmente mezcla de plata y oro.

Encontrarás que algunos colores tranquilizan y calman y otros te hacen sentir más fuerte y más seguro de ti. Algunos colores te ayudarán a sentirte más en tu cuerpo mientras otros son desagradables y no favorecen la conexión. Encuentra los que te gusten y haz una lista comentando lo que te hacen sentir o, si lo prefieres, toma nota mentalmente.

9. Cuando termines de recorrer los colores, decide cuál quieres ahora. Disuelve el primer cordón tirando de él hacia abajo y dejándolo caer hacia tierra. Ahora proporciónate un nuevo cordón del color elegido y envíalo al centro de la Tierra.
10. Abre los ojos.

A partir de este instante, si te despiertas cansad@ y gruñón/a, puedes usar el color del cordón que te haga sentir más ligero y activo. Si te encuentras pasando una época de dudas y falta de confianza puedes utilizar el color del cordón que te proporcione más cualidades ilimitadas y mayor claridad

Saber qué color es mejor y para qué situación, te ayudará a mantenerte conectad@ y serás capaz de superar los momentos en que querrías abandonar.

DESPEJAR Y SANAR EL CAMPO AURICO

1. Conéctate a la tierra según la técnica anterior.

2. Con los ojos cerrados siente el área alrededor del cuerpo. Para empezar, haz que la respiración llegue hasta unos 35 cm de tu campo áurico utilizando tu intención. Al respirar dentro del área siente si tu aura está contraída y espesa, débil y disipada o vibrante y blanda.

3. Mediante la respiración y la visualización (escuchando un mensaje, utilizando la intuición) observa hasta dónde se extiende el aura en dirección frontal.

4. Observa el ancho de tu aura a ambos lados.

5. Ahora mira y siente el aura sobre la cabeza y bajo los pies. Compara las dos áreas.

6. Utiliza la respiración, los sentimientos, la visión y cualquier otra forma que te sea natural para identificar el espacio que abarca el aura por detrás. ¿Cómo está en relación con la parte frontal?

7. Ahora que ya conoces algo más sobre la naturaleza del aura ajústala para que rellene exactamente un radio de unos 60 a 90 cm en forma de huevo. Utiliza la respiración, la visión y una intención despejada. Al principio pueden resultarte útiles las manos para abarcar físicamente el espacio alrededor del cuerpo y tirar o empujar el aura cuanto desees.
Para la mayoría, ajustar el aura significa retraerla y definir los contornos. Los demás necesitarán empujarla para que llene el espacio. Si eres principiante, puede que te resulte un problema pasar el aura por debajo de los pies. En ese caso, la práctica y la persistencia son los mejores antídotos.

8. Observa cualquier cambio de sentimientos, sensaciones físicas y conciencia que traiga el ajuste del campo energético a tu alrededor.

9. Ahora visualiza una lluvia de luz líquida de oro que cae y atraviesa el aura. Deja que la primera vez caiga de 2 a 5 minutos por lo menos. Nota lo maravilloso que es.

10. Después visualiza una llama gigante color violeta del tamaño del aura. Extiéndela por toda el aura, también bajo los pies. No destruirá nada, la llama violeta simplemente transmuta las energías de baja frecuencia en energías de mayor frecuencia, lo que constituye una forma más natural de ser. Mantente dentro de esta llama sólo de 1 a 2 minutos si es tu primera experiencia con la misma o si no estás habituad@ a hacerlo. Esta técnica te hará sentir más calor y energía. Si utilizas demasiado la llama violeta, puedes sentirte abrumad@ por la combustión de antiguas energías etéricas. Así que al principio, tómatelo con moderación; experimentando hasta encontrar tu nivel.

11. Cuando hayas concluido, disuelve la llama violeta y abre los ojos.

La mayoría de las personas que meditan dicen sentirse más ligeras, más frescas, psíquicamente más limpias y más brillantes al visualizar la lluvia por primera vez. Es una manera simple pero efectiva de despejar cualquier energía o desecho extraño que hayas recogido. También es buena para dejar ir energías liberadas de tu cuerpo durante una meditación o sanación.

RUTA VERTEBRAL Y CHAKRAS

Sigue los siguientes pasos para mantener la ruta vertebral despejada y los chakras girando mediante el flujo de luz y energía cósmicas y terrestres.

1. Conéctate a la tierra

2. Retrae el aura a 60 ó 90 cm en todas las direcciones del cuerpo, sobre la cabeza, bajo los pies, a ambos lados del cuerpo, delante y detrás en la forma ovoide que ya conoces.

3. Comprueba los colores que tiñen el límite del aura y renuévalos si sientes que es preciso.

4. Visualiza un sol dorado a unos cincuenta cm por encima de la cabeza. Míralo cómo brilla radiante.

5. Dirige un rayo o corriente de luz solar hacia el chakra de la coronilla, situado en el centro de la parte superior de la cabeza. Primero una corriente muy pequeña como un hilo. Así descenderá fácilmente por el canal sin atascarse en caso de que éste estuviera bloqueado.

6. Lleva la pequeña corriente de luz solar al interior de la cabeza mediante la respiración, la visualización y la intención. Dirígela hacia la parte posterior de la columna justo debajo de la protuberancia occipital en la base del cráneo. Ve despacio.

7. Continúa dirigiendo el flujo de luz dorada todavía descendiendo lentamente por la parte posterior de la columna hasta el primer chakra situado en su base.

8. Permite que un 10 % de la energía (orientativo) descienda por el cordón de conexión llevándose cualquier energía bloqueada. Como un desatascador cósmico.

9. Dirige lentamente el 90% restante de la luz solar dorada en sentido ascendente por la parte delantera de la columna. 10. Cuando la luz alcance el chakra de la garganta situado en el centro de la misma, divídelo en tres partes iguales, luego haz que dos partes desciendan por los brazos y salgan por las palmas de las manos y que la tercera parte ascienda saliendo a través del chakra de la coronilla. Habrá un continuo movimiento de entrada y salida de luz dorada por el área de la coronilla con el ir y venir de la corriente.

11. Cuando sientas la energía salir suavemente por la palma de las manos y por la coronilla, continúa visualizando la corriente descendente por detrás y la corriente ascendente por delante de la columna. Cada vez que repitas la visualización sigue el movimiento de la energía con tu conciencia hasta que salga por las manos y la coronilla. Repítelo varias veces hasta que se convierta en algo fácil y natural.

12. Ahora, imagina un dial con las etiquetas «manual» y «automático» superpuestas en el Sol. Mueve el dial a automático y deja tu mente calma y serena. 13. Al mismo tiempo que mantienes el flujo de energía cósmica en automático lleva tu conciencia hacia las plantas de los pies. Saluda solemnemente a Gaia, la Madre Tierra, Amalurra, dándole las gracias por todo lo que nos proporciona: comida, refugio, ropas, coches, combustible que nos calienta, agua para beber y lavarnos, flores y árboles que embellecen, la creación del aire que respiramos y todo lo que nos sirve para sustentar y mejorar la vida física, así como para alimentar el espíritu. Luego dile a la Madre Tierra que prometes ocuparte siempre de ella y que la respetarás en todos los sentidos; dile que sólo tomarás de ella lo que precises y que le corresponderás con tu amor y gratitud.

13. Encuentra tu propia y sincera manera de expresarlo. Luego pide a la Tierra que te llene de su enriquecedora y cariñosa luz. Abre los chakras de los pies inhalando a través de ellos y adoptando la intención despejada de recibir lo que te dé. La energía fluirá desde los pies por las piernas ascendiendo al primer chakra donde se mezclará con la energía cósmica en ascenso.

Nota: Si tienes tendencia a absorber el dolor o la energía oscura, coloca un filtro de luz violeta de unos 115 cm2 de ancho por 15 a 20 de espesor bajo los pies. Esto lo solucionará.

14. Paso optativo: A veces es posible que desees sintonizar con ciertos lugares del planeta donde exista dolor y oscuridad o pedirás que se te muestren. Visualiza que llenas y rodeas esos lugares con fuego violeta. Es solo un servicio. No te dejes llevar por deseos personales. Mantén la visión sanadora hasta que sientas que ya es suficiente.

15. Ahora pon el flujo de energía de la Tierra en automático y reanuda la meditación normal. Si todavía no has desarrollado un estilo de meditación, puedes simplemente observar tu respiración para crear un punto de enfoque, o repetir una y otra vez una afirmación como «yo soy el/la que soy» o «estoy llen@ a rebosar de luz y amor divinos», o simplemente fija la vista en la llama de una vela, dejando ir cualquier pensamiento que llegue a tu mente.

16. Cuando hayas terminado devuelve los dos indicadores de energía, cósmica y terrestre, a la posición manual. Vuelve a comprobar tu conexión a la tierra, abre los ojos y sigue con tu vida diaria. Si te sientes sobrecargad@ de energía, dobla el cuerpo hacia delante de modo que cabeza y brazos cuelguen y las manos toquen el suelo mientras respiras profundamente. Puedes hacerlo sentad@ o bien de pie con las rodillas
flexionadas y los pies separados. A esto se le llama «inclinarse y volcar todo».

Anuncios