La Mirada Interior. Tiempo de Ser

20150821_185950

Es una propuesta para comenzar o continuar con un hábito de mirar en nuestro interior. Aprender a sentir la presencia. Permitirnos el vacío del que emana la luz en cada un@ de nosotr@s.

Esa mirada nos acerca al silencio interior, a la escucha de nuestro ser, a la serenidad y la calma, en una sociedad donde la prisa es un hábito arraigado, el estrés prácticamente una necesidad para formar parte del latir de un corazón social que sufre de una arritmia a veces difícil de gestionar y mejorar. Y donde la enfermedad es algo natural y la salud un golpe de suerte.

De este modo, La Mirada Interior es un despertar de un sueño cuando menos extraño, pero con el cual muchas veces puedes sentirte muy identificad@, así, La Mirada Interior resulta un bálsamo para hallar nuestro ser y conectar con lo que para cada uno sea “ser”. Y de este modo redescubrir la senda de tu medicina interior, tu sabiduría.

Irás descubriendo que conforme avances en la práctica, el concepto y la idea de “ser” irá cambiando de forma natural conforme tú vayas creciendo y transformándote. Es un bello transitar. Sentir la luz que emana constantemente de ti, que eres luz, que eres un ser de luz. Recuérdatelo todas las veces que lo sientas al día.

Este taller semanal tiene como propósito acompañarte en el desarrollo de tu capacidad de observación, elevando tu “mirada interior”, a través de una metodología sencilla y transformadora que he ido desarrollando en los últimos años, dando como fruto esta propuesta.

Trabajaremos desde la visualización, El método Ángel, la sistémica, el oráculo de María Magdalena y algunas herramientas energéticas y sensitivas más que se irán incluyendo en base al desarrollo que el propio grupo demande.

MÉTODO ANGEL

A lo largo de los años he desarrollado el método “Ángel”, como vía de conexión y armonización emocional de forma natural.

Tiene parte de su fundamento y pilar en la práctica de “Acecho” Tolteca en la que fui formada, así como en el trabajo de constelaciones familiares y visualización sanadora. Así, este método ha tenido su desarrollo en mí durante los últimos 10 años.

Es un método para la integración, sencillo, fácil de aprender y que tiene como dinámica la práctica continuada, durante un tiempo preciso de la evolución personal de cada ser.

“ANGEL” nos sirve de guía en el bello arte de la vida.

SE PUEDE APRENDER ESTE ARTE:

• observando lo que ocurre en nosotros/as
• observando el proceso
• desarrollando nuestro criterio
• tomando elecciones en base a nuestro criterio (nuestra verdad)
• asumiendo riesgos (responsabilidad)
• tomando acción y dirección
• asintiendo a las consecuencias

NUESTROS OBJETIVOS:

• reacciones
• pensamientos
• patrones de conducta
• miedos
• acuerdos y creencias

METODOLOGÍA:

Conexión con nuestro corazón. Entrar en el espacio de paz interna. Enfocar desde ese sentir a través de nuestr@ observador/a intern@ a lo concreto, que resulta lo que llamamos la Reacción limitante.

REACCION -> PATRON -> HERIDA-MIEDO -> IMAGEN INTERNA

La reacción limitante, es lo que sentimos y vemos: ira, rabia, celos, juicio….. y que limita nuestra vida.

El patrón limitante, es la forma-estructura energética que genera la reacción.

La herida-miedo, es lo que crea las dos pautas anteriores.

La imagen interna: es la información que contenemos y pilar de todo el proceso anterior, conformado a través de la percepción de las diferentes y diversas experiencias de la vida, generando una determinada vibración.

Cuando cambiamos la información (imagen interna) cambia la vibración, en ocasiones rápidamente y en ocasiones de forma más lenta, todo ello depende de nuestro proceso evolutivo. Esto, implica lo misterioso, lo que está y no se ve, aun cuando esté en continua manifestación. Es preciso ser pacientes y amoros@s en el movimiento de transformación que implica la práctica de conexión “Angel”. La práctica del amor hacia ti mism@.

ORÁCULO DE MARÍA MAGDALENA

María Magdalena no es únicamente una figura bíblica; podríamos decir que ella es una Diosa de estos tiempos, que contiene y manifiesta una antigua y sagrada sabiduría innata en el interior de los seres humanos.

Ella es una deidad muy física conectada profundamente a nuestro precioso planeta. La Madre Tierra.

Magdalena vive en el interior de las mujeres de hoy y resulta una fuente de inspiración tanto en el presente como hacia el futuro.

Su sabiduría va más allá de las palabras, imágenes o conceptos. Ella es un Espíritu arquetípico, suave y gentil, además de fuerte y poderoso.

Magdalena se mantiene con firmeza en su verdad, representando la fuerza y la dignidad.

Ella asiste para elevar el estatus de las mujeres alrededor del mundo y ayuda a liberarse a hombres y mujeres de las cadenas del dolor y el sufrimiento, mostrando un camino de belleza, sabiduría y esencia creativa del espíritu femenino en todo lo que existe.

Podríamos describir la energía de María Magdalena como misteriosa y liberadora. Hecha de amor y alegría acompañando los procesos de dolor y permitiendo una salida de los mismos, desde el mismo amor que ella sentía por su amado Jesús. Es un amor de este mundo. De otros mundos también. Magdalena tiende puentes, es sabedora de su gran don espiritual y su firmeza se manifiesta a través del mismo, más sabe del sufrimiento y lo acompaña con su corazón y su éxtasis de amor. Es Diosa transmutadora, amada y amante, nos acompaña en las sendas y caminos de misterio de este mundo.

Magdalena es la Diosa de Infinita Compasión. Doncella, hermana, madre, anciana. Ella porta la energía sanadora de lo divino femenino, sanando los lugares más desolados del corazón.

Nos muestra sobre todo a nosotras mujeres, nuestra naturaleza divina y nos susurra firme y con dulzura, una verdad de amor y comprensión, nos ofrece la oportunidad y el coraje de dejar de creer en mentiras y temores, que crean sufrimiento en el corazón, liberándonos de la oscuridad.

Magdalena, nos guía y acompaña desde su corazón lunar a atravesar, por fin, la noche oscura del alma, dejando atrás la culpa, la vergüenza, el dolor, dando paso al amor y la maravilla de ser Diosas amadas en este tiempo, en esta Tierra.

ALGUNOS DATOS:

Algunos autores recientes han puesto en circulación una hipótesis según la cual María Magdalena habría sido la esposa, o la compañera sentimental, de Jesús de Nazaret, además de la depositaria de una tradición cristiana de signo feminista que habría sido cuidadosamente ocultada por la Iglesia Católica.

Estas ideas fueron desarrolladas primero en algunos libros de pseudohistoria, como El enigma sagrado («The Holy Blood and the Holy Grail», 1982), de Michael Baigent, Richard Leigh, Henry Lincoln; y La revelación de los templarios («The Templar Revelation», 1997), de Lynn Picknett y Clive Princey. En estos libros se mencionaba además una hipotética dinastía fruto de la unión entre Jesús de Nazaret y María Magdalena. Posteriormente estas ideas han sido aprovechadas por varios autores de ficción como Peter Berling (Los hijos del Grial, ) y Dan Brown (El código Da Vinci, 2003), entre otros.
Los partidarios de esta idea se apoyan en tres argumentos:
1. En varios textos gnósticos, como el Evangelio de Felipe, se muestra que Jesús tenía con María Magdalena una relación de mayor cercanía que con el resto de sus discípulos, incluidos los apóstoles. En concreto, el Evangelio de Felipe habla de María Magdalena como «compañera» de Jesús y menciona que éste la besaba en la boca.
2. En los evangelios canónicos María Magdalena es (excluida la madre de Jesús) la mujer que más veces aparece, y es presentada además como seguidora cercana de Jesús. Su presencia en los momentos cruciales de la muerte y resurrección de Jesús puede sugerir que estaba ligada a él por lazos conyugales.
3. Otro argumento que esgrimen los defensores de la teoría del matrimonio entre Jesús y María Magdalena es que en la Palestina de la época era raro que un varón judío de la edad de Jesús (unos treinta años) permaneciese soltero, especialmente si se dedicaba a enseñar como rabino, ya que eso hubiese ido en contra del mandamiento divino «Creced y multiplicaos». No obstante, el judaísmo que profesó Jesús era muy distinto del actual, y el papel del rabino no estaba todavía bien definido. Sólo después de la destrucción del Segundo Templo, en 70, el papel del rabino quedó establecido con claridad en las comunidades judías. Antes de Jesús, está atestiguada la existencia de maestros religiosos solteros, por ejemplo en los círculos esenios. También Juan el Bautista fue soltero, según todos los indicios. Más adelante, algunos primeros cristianos, como Pablo de Tarso, serían también predicadores célibes.

Sin embargo, no existe ningún pasaje ni en los evangelios canónicos ni en los apócrifos que permita afirmar que María de Magdala fue la esposa de Jesús de Nazaret. Para la mayoría de los estudiosos del Jesús histórico es una posibilidad que ni siquiera merece ser tomada en serio; entre ellos destaca Bart Ehrman quien concluye que la evidencia histórica no dice nada, «ciertamente nada que indique que Jesús y María (Magdalena) tuvieron una relación sexual de ninguna naturaleza». Ehrman señala que la pregunta que la gente le formula con mayor frecuencia es si María Magdalena y Jesús se casaron. Su respuesta es: «No es verdad que los rollos del Mar Muerto contengan Evangelios que hablen de María (Magdalena) y Jesús. […] No es verdad que un casamiento de María (Magdalena) y Jesús se discuta repetidamente en los Evangelios que no entraron en el Nuevo Testamento (el canon). De hecho, no se discute nunca ni se menciona siquiera una vez. […] No es verdad que el Evangelio de Felipe llame a María la esposa de Jesús». Regino Cortes también concluye la inexistencia de tal relación marital como un error desde el punto de vista bíblico y una irrealidad desde un punto de vista fáctico.

FB_IMG_1430081372494[1]

Anuncios