El perdón

 

La imagen puede contener: exterior

 

Perdonarme a mí mism@. Elegir aceptar cada una de las experiencias que conforman mi vida. Conviene recordar que la identificación solo es una limitación y barrera que me impongo.
Así es que la devuelvo a la tierra y al cielo. La identificación contiene una información y energía que no son naturales en el ser humano, así es que sin necesidad, aceptando este instante y que soy Arquitect@ del Espíritu y de la Vida, devuelvo la identificación a la Madre Tierra y al Padre Cielo…. Lo dejo en sus manos.
Así, resulta muy amable perdonarse, perdonarme… es suave y sencillo a la vez que un gran acto de poder hacia mí mism@.
Al realizarlo la gracia y el amor, así como el regocijo y el éxtasis de la divinidad en mí, suceden.
Comprendo que soy completamente abundante.
Comienzo a comprender el mensaje espiritual que dice una y otra vez “TODO ESTÁ BIEN”.
Comienzo a escuchar y sentir los códigos lumínicos que desde el sol llegan a la Tierra y a uno de sus órganos más amados, La Humanidad.
Así, me reconozco como parte preciosa de la vida.
Soy un radiante ser de luz, despertando.

Helena Bereciartúa

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s