El perdón

 

La imagen puede contener: exterior

 

Perdonarme a mí mism@. Elegir aceptar cada una de las experiencias que conforman mi vida. Conviene recordar que la identificación solo es una limitación y barrera que me impongo.
Así es que la devuelvo a la tierra y al cielo. La identificación contiene una información y energía que no son naturales en el ser humano, así es que sin necesidad, aceptando este instante y que soy Arquitect@ del Espíritu y de la Vida, devuelvo la identificación a la Madre Tierra y al Padre Cielo…. Lo dejo en sus manos.
Así, resulta muy amable perdonarse, perdonarme… es suave y sencillo a la vez que un gran acto de poder hacia mí mism@.
Al realizarlo la gracia y el amor, así como el regocijo y el éxtasis de la divinidad en mí, suceden.
Comprendo que soy completamente abundante.
Comienzo a comprender el mensaje espiritual que dice una y otra vez “TODO ESTÁ BIEN”.
Comienzo a escuchar y sentir los códigos lumínicos que desde el sol llegan a la Tierra y a uno de sus órganos más amados, La Humanidad.
Así, me reconozco como parte preciosa de la vida.
Soy un radiante ser de luz, despertando.

Helena Bereciartúa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s