El amor. La relación

Podríamos decir que es complicado amar a las personas, porque una persona real no va a cumplir tus expectativas. No es su obligación. Nadie está obligado a cumplir las expectativas de otras personas. Cada un@ vive su propia vida. Y cuando hace algo que sientes que va contra ti o no se ajusta a tus sentimientos, a tus emociones, a tu ser, se complica. Es más difícil.

Es sencillo pensar en el amor, pero es costoso amar. Es sencillo amar a todo el mundo. La verdadera dificultad es amar a una persona. Es muy fácil amar a Dios o a la humanidad. El reto surge cuando conoces a una persona concreta y chocas con ella. Esto te ofrece la posibilidad de traspasar un gran reto, te ofrece la posibilidad de desapegarte de emociones y patrones conductuales que te limitan, posiblemente enormemente y de soltar la necesidad.

La persona con la que chocas, no va a ser tu sirviente y tú tampoco vas a ser el suyo. Ahí es donde surge el verdadero problema. Todo el mundo tiene libre albedrío… el ser consiste en libertad. El ser humano es libertad.

Así es que aquí es un lugar, un momento, un espacio adecuado para aplicar el acuerdo “Deja de tomarte las cosas personalmente”.

Este reto no tiene nada que ver contigo personalmente. Tiene que ver con el fenómeno del amor. No lo conviertas en una cuestión personal, si no, te meterás en un lío. Es posible que sufras.

Todas las personas tienen que hacer frente, más o menos, a lo mismo. Esto tiene que ver con el amor, con el mundo del amor y las relaciones.

En Oriente se ha intentado vivir sin amor personal, renunciar al mundo —que significa renunciar al amor—, renunciar a la mujer, renunciar al hombre, a todas las oportunidades en las que puede florecer una flor.

“Los monjes jainistas, los monjes hinduistas, los monjes budistas, no pueden hablar con una mujer si están solos; no pueden tocar a una mujer, ni siquiera pueden verse cara a cara. Cuando una mujer les viene a pedir algo, tienen que bajar la mirada. Tienen que mirarse la punta de la nariz para no ver a la mujer ni por equivocación. Porque, quién sabe, quizá se despierte algo… y en las manos del amor, un@ es casi impotente.
No se quedan en casa de la gente, y no se quedan mucho tiempo en el mismo lugar porque es posible que surja el apego, el amor. De modo que se van moviendo, vagando y evitando todo tipo de relaciones. Han alcanzado una cierta cualidad de quietud. Son personas que no se alteran, no les atrae el mundo, pero no son felices, no celebran.” (Osho).

En Occidente ha ocurrido exactamente lo opuesto. Las personas han intentado encontrar la felicidad por medio del amor, y esto ha sido la causa de muchos problemas. Esto ha hecho que se pierda de alguna forma el contacto con un@ mism@, esto genera un alejamiento personal. Es preciso aprender a volver, es preciso Recordar.

Existe un sentimiento de desamparo y soledad en el ser humano. Así siempre hay desde este lugar, un intento de no sentir el vacío. Hay una idea de que sólo el amor te hace feliz y con esto te conviertes en un gran Buscador. La solución es comenzar a ser un gran Encontrador.

Sucede que en ese amor de los buscadores no hay silencio. Y cuando hay silencio falta el amor. Siempre falta algo.

Es estar buscando al otro sin encontrarte a ti mism@.

Así es que es un esfuerzo que crea tensión y acaba por no tener sentido porque estás intentando encontrar fuera de ti algo que reside en ti.

Podemos decir que el camino oriental y occidental no han dado con la solución. Al menos no, por sí mismos. Es decir, la meditación sin amor no ha funcionado. El amor sin meditación no ha funcionado.

Una persona puede ser feliz consigo mism@ y también en una relación. Si desarrollas tu capacidad de ser feliz contigo mism@ podrás unirte a otra persona y compartir eso que ambas habéis encontrado. Los Encontradores.

Reflexionemos acerca de nuestro altar interno (la meditación) y del precioso jardín-bosque que es el amor.

Helena Bereciartúa

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s