ESENCIAS FLORALES DE CHALICE WELL, A TU DISPOSICIÓN EN EGUZKILOREAK¡¡¡

EN EGUZKILOREAK TENEMOS A TU DISPOSICIÓN LAS ESENCIAS DE CHALICE WELL.

SI QUIERES REALIZAR Ó REESTRUCTURAR UN TRATAMIENTO CON ESENCIAS FLORALES,  TE ATENDEREMOS ENCANTAD@S.

 

helena chalice
HELENA BERECIARTUA, POZO DE CHALICE WELL. GLASTONBURY, INGLATERRA

¿Qué son las Esencias Florales?

Son remedios, que forman un sistema de curación integral en sí mismo, dirigido en esencia y en toda su extensión a restablecer la paz en nuestro ser a través de la vibración del amor, así como a armonizar nuestra actitud emocional ante el fluir de la vida.
Tal como afirmó el Dr. Bach, el ser humano es en sí mismo un microcosmos y necesita remedios específicos y personales que le vayan bien a él, aunque la misma patología en otro individuo se cure con un remedio diferente.
Para curar, es adecuado transformar nuestros patrones mentales, generar actitudes abiertas y flexibles, para que de este modo cambie nuestra actitud, nuestra energía.
Las flores poseen un poder sanador gracias a su vibración. Esta forma terapéutica nace del amor, de la conciencia que la curación procede de la vibración armónica, y así podemos mejorar, aliviarnos y sanar.
No conlleva ningún efecto secundario, funciona muy bien en niños, animales, en plantas, y son absolutamente compatibles con cualquier tratamiento o terapia, tanto alternativa como alopática.
¿Es una terapia fiable? La terapia floral del Dr. Bach, se aplica desde hace 60 años. Existe mucha experiencia en su uso, así como numerosas publicaciones que avalan su resultado.
En 1983 la O.M.S. (Organización Mundial de la Salud) publicó un estudio dirigido a las administraciones sanitarias de sus estados miembros, recomendando explícitamente la terapia de Bach, (“Medicine traditionelle et couvertere des soins de santé”. OMS. Genève. 1983. Pág. 162).

DR. EDWARD BACH….

El Dr. Edward Bach nació en Montseley, cerca de Birmingham (Inglaterra) en Septiembre de 1886. Ayudó a su familia durante tres años en la fábrica de latón que poseían, para cooperar a la economía familiar antes de iniciar lo que era su deseo: Los estudios de medicina que le permitirían aliviar el dolor de tantas personas. Desde el colegio, deseaba ayudar a los enfermos, descubriendo un remedio que aliviara el dolor. Su sueño más repetido era el de un polvillo dorado que salía de sus manos y curaba a la gente. Este sueño se convirtió en el propósito de su vida, y con sus manos habría de preparar los remedios florales que unifican, en un proceso alquímico, el agua y la luz solar, aliviando a cientos de seres de sus sufrimientos.

Su sentido agudo de la observación le permitió ver, desde su trabajo en la fábrica como los obreros reaccionaban de diferentes formas a las mismas enfermedades, variando el tiempo y el modo de recuperación de acuerdo con sus rasgos de carácter.

Vio cómo la medicina tradicional no les daba una respuesta, y comenzó los estudios de medicina en la Universidad de Birmingham cuando tenía veinte años. Su finalidad era investigar desde el conocimiento científico. En 1912 obtuvo su diploma y pasó a Cambridge, donde se graduó en Salud Pública. Más tarde fue nombrado médico oficial del Hospital Universitario y a después Cirujano del Hospital Temperance. Abrió su consulta en Harley Street, calle donde tenían sus consultorios los mejores médicos del momento.

La salud de Edward Bach era débil y en 1914 ya no lo reclutaron para la guerra, pero quedó a cargo de cuatrocientas camas en el Hospital Universitario. Entre 1915 y 1916, fue nombrado director de bacteriología en el Hospital Médico. Sentía la llamada de la naturaleza, la necesidad de contacto con los bosques y los ríos que tanto amaba, de la mágica tierra de Gales.

En julio de 1917 tuvo que ser operado con urgencia, pues padeció una grave hemorragia que hizo temer por su vida. Estuvo inconsciente durante varios días y según citan textualmente sus biógrafos, le diagnosticaron una grave enfermedad de difícil definición que se “removía” dentro de él. Sufrió grandes dolores durante varios meses. En cuanto pudo acudir al laboratorio del hospital siguió investigando, pues sus colegas le anunciaron que sólo que restaban tres meses de vida.
E. Bach estaba convencido de que no hay obstáculos cuando una persona manifiesta amor, interés y un propósito definitivo en la vida. Finalmente se recuperó.

En 1928 viajó a Gales, buscando en la naturaleza que tanto amaba los remedios procedentes de los árboles y plantas. Buscó los remedios para los estados emocionales que le aquejaban, y encontró la Impatiens y el Mímulo, cerca de la ladera de una montaña. Más tarde halló la Clematis, y los tres fueron acordes con su miedo, su prisa o sus sueños.

En febrero de 1930 publica su trabajo El mundo homeopático y algunos nuevos remedios y su utilización. Sabía que en plantas y árboles estaba la sustitución de los preparados de bacterias por unos nuevos remedios.

A los 43 años siguió por fin los dictados de su sabiduría interna y partió. Así fue encontrando según sus estados anímicos, las flores que curaban la desconfianza, el exceso de preocupación, el pánico, la duda, los celos, la inseguridad…. Se dice de él que su sensibilidad enorme le permitía sentir las propiedades de los remedios al acercárselos a los labios. Bach consideraba la curación como un don divino y se entregó por entero, ayudado por contribuciones y regalos de amigos. Siempre encontraba lo suficiente y así descubrió los 38 remedios que obedecían a las pautas deseadas:

– No serían agresivos.
– El efecto sería amable y seguro.
– Producirían la curación del cuerpo y de la mente.
– No causarían dolor.

Bach comprobó que las flores eran las partes de la planta con mayor energía vibracional, allí en la corola estarían contenidos los principios de mayor potencial curativo. El sol actuaba como revitalizador y fuente de energía, así, paso a paso, llegó a completar el método de recolección del rocío sobre los pétalos de las flores, viendo la diferencia entre las que estaban al sol y las que crecían en la sombra. Bach llegó al proceso de elaboración que se mantiene hasta nuestros días. Este método consistía en el almacenamiento de la energía de las corolas sobre un recipiente con agua cristalina, exponiéndolo al sol durante unas horas y conservando luego en pequeñas botellas esta agua con brandy. El motivo para utilizar el brandy era en primer lugar, para preservar la pureza del preparado.

Edward Bach murió en noviembre de 1936, posiblemente con la certeza de haber cumplido su misión en el fluir de la vida encontrando estos mágicos 38 remedios vibracionales.

Extracto del libro del Dr. Bach “Cúrese usted mismo”:

Para entender la naturaleza de la enfermedad hay que conocer primero ciertas verdades fundamentales.

La primera de ellas es que el hombre tiene un Alma que es su ser real; un Ser Divino, Poderoso, Hijo del Creador de todas las cosas del cual el cuerpo, aunque templo terrenal de esa Alma, no es más que un diminuto reflejo: que nuestra Alma, nuestro Ser Divino que reside en y en torno a nosotros, nos da nuestras vidas como quiere Él que se ordenen y, siempre que nosotros lo permitamos, nos guía, protege y anima, vigilante y bondadoso, para llevarnos siempre a lo mejor; que Él nuestro Ser Superior, al ser una chispa del Todopoderoso, es por tanto invencible e inmortal.

El segundo principio es que nosotros, tal y como nos conocemos en el mundo, somos personalidades que estamos aquí para obtener todo el conocimiento y experiencia que pueda lograrse en nuestras naturalezas. El Alma sabe qué entorno y qué circunstancias nos permitirán lograrlo mejor, y por tanto nos sitúa en esa rama de la vida más apropiada para nuestra meta.

En tercer lugar, tenemos que darnos cuenta de que nuestro breve paso por la Tierra, que conocemos como vida, no es más que un momento en el curso de nuestra evolución, como un día de colegio lo es para toda una vida, y aunque por el momento sólo entendamos y veamos ese único día, nuestra intuición nos dice que nuestro nacimiento estaba infinitamente lejos de nuestro principio y que nuestra muerte está infinitamente lejos de nuestro final.

Nuestras almas, que son nuestro auténtico ser, son inmortales, y los cuerpos de que tenemos conciencia son temporales, meramente como caballos que nos llevaran de viaje o instrumentos que utilizaremos para hacer un trabajo dado.

Sigue entonces un cuarto principio, que mientras nuestra Alma y nuestra personalidad estén en buena armonía, todo es paz, alegría, felicidad y salud. Cuando nuestras personalidades se desvían del camino trazado por nuestra alma, o bien por nuestros deseos mundanos o la persuasión de otros, surge el conflicto. Este conflicto es la raíz, causa de enfermedad y de la infelicidad. No importa cuál sea nuestro trabajo en el mundo, limpiabotas o monarca, terrateniente o campesino, rico o pobre, mientras hagamos ese trabajo en particular según los dictados del alma todo está bien; y podemos además descansar seguros de que cualquiera que sea la posición en la que nos encontremos, arriba o abajo, contiene esta posición las lecciones y experiencias necesarias para ese momento de nuestra evolución, y nos proporcionará las mayores ventajas para el desarrollo de nuestro ser…..

 

ESENCIAS FLORALES DE CHALICE WELL

Las esencias son remedios vibracionales que sostienen las energías esenciales de una sustancia de origen, bien sea de una flor, planta, cristal o lugar.

Se cree que las esencias pueden haber sido creadas por Druidas y Druidesas Celtas en la antigüedad, pero tal y como las conocemos hoy en día se realizaron por primera vez en 1930 por Edward Bach (creador de los Remedios Flores de Bach). Éste observó que cada planta parecía tener sus propias propiedades emocional y espiritualmente.

Las esencias disponibles en este tiempo se han ampliado para incluir esencias co-creadas con cristales, música y arcángeles por ejemplo. También se trabaja a través de la canalización del Deva o Ángel Guardián que supervisa la esencia.

Según Dorothy McLean cofundadora de este movimiento de Esencias de Chalice Well, y que ha recibido y canalizado cientos de mensajes del Reino Dévico:
“Los Devas poseen y portan el patrón arquetípico de planificación de todas las formas que nos rodean y que dirigen la energía necesaria para materializarlos. Los cuerpos físicos de los minerales, vegetales, animales y humanos toman forma a través de la obra del reino dévico”

Dorothy Maclean:

“En Chalice Well trabajamos guiados por el reino dévico, esto es primordial en el proceso de elaboración. Los ayudantes invisibles son quienes guían completamente este proceso. El agua es utilizada como portadora de los recursos energéticos ya que es altamente receptiva a la impresión vibracional. El trabajo del científico Masaru Emoto ha puesto de relieve el impacto de la intención humana, de la música, incluso de simples palabras escritas sobre el agua.”

REALIZACIÓN DE LA ESENCIA

“Realizamos una esencia cuando sentimos el llamado de determinada flor o árbol. Algo nos guía a acercarnos al mismo, entonces fijamos una fecha para la realización de la esencia. Siempre que sea posible, trabajamos en estrecha colaboración con los ciclos lunares (especialmente luna llena y luna nueva), también en los equinoccios y solsticios, así como en los festivales tradicionales como San Miguel y Domingo de Pascua. Después de la salida del sol nos reunimos en el jardín temprano y recogemos el agua de manantial en nuestro gran cuenco de cristal.

Comenzamos realizando un llamado a los guías y al espíritu del Pozo del Cáliz así como al Deva de la planta o árbol cuya esencia estamos co-creando. Les solicitamos e invitamos a infundir sus características curativas y de equilibrio en el agua y al mismo tiempo nos permitimos sentir y comprender lo que estas propiedades significan y son. Mientras la esencia está en su proceso de creación, nos sentamos en silencio, escuchando y sintiendo, así como escribiendo nuestras sensaciones y sentimientos. A menudo, durante este proceso de amor observamos la textura y la calidad de los cambios del agua, resultando más sedosa y más clara.
Podemos ser guiad@s por la intuición a cortar una sola flor de la planta y colocarla en el cuenco de cristal o quizás más de una. En un momento determinado de este proceso, sentimos que ya está culminado y vertimos la Esencia conocida como Tintura Madre, en botellas de vidrio de gran tamaño.
Añadimos el brandy como conservante. Cada un@ de nosotr@s compartimos nuestros puntos de vista (generalmente deleitándonos en las similitudes de lo que cada un@ ha recibido) y damos gracias a los seres invisibles que intervienen en el proceso. Así es como una nueva esencia nace”.
Hay alguna variación en cuanto a cómo los productores de esencias hacen sus tinturas madre. En nuestro caso, así como prestando especial atención a la co-creación con el Reino Dévico, también utilizamos el principio de Acuario de trabajo en grupo. Cuando muchas personas se reúnen con la misma intención podemos aprovechar el elemento de sinergia, donde el todo es mayor que la suma de sus partes. Esto potencia muchísimo la esencia así como nos permite conectar con sus propiedades especiales.”

https://i2.wp.com/www.chalicewell.org.uk/essences/uploadedfiles//CWE%20Title%20with%20Vesica%20LOGO%20Dark%20Blue%20CROP1.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s